Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Políticas de Cookies y que estás de acuerdo con su uso.
Aceptar.
Saltar al contenido

Nuestro Entorno

Proyectos Sociales 2016

Asociación de Espondilitis Anquilosante: fortalecer cuerpo y mente para hacer frente a la enfermedad

Repsol y Fundación Repsol colaboran con esta asociación a través de su convocatoria de ayudas sociales. Mediante el taller ‘Inteligencia emocional y sistema inmunológico’ se busca incrementar los servicios a los pacientes, dentro de un proyecto centrado en mejorar su actitud ante la enfermedad.

Un grupo de personas dentro de un aula

La Espondilitis Anquilosante es una enfermedad crónica con un fuerte factor genético, que se traduce en una forma de artritis que afecta a las articulaciones de la columna vertebral. Las personas que la sufren necesitan atención física continua e imprescindible y en muchos casos, apoyo psicológico y moral. Para eso y con esos objetivos nació la Asociación Provincial de Espondilitis Anquilosante y otras espondiloartropatías de Ciudad Real (AEACR), afincada en Puertollano desde los años 90, que cuenta con 200 socios.

José Antonio Cabanillas, presidente de la Asociación explica que “desde la asociación damos servicios en dos ámbitos, el físico, con talleres de fisioterapia, rehabilitación, Escuela de la Espalda, fisiopilates e hidroterapia, pero también es fundamental que la parte psicológica la tengamos cubierta y podamos ayudar a otros enfermos”. Con la colaboración de Repsol y Fundación Repsol la AEACR ha incrementado su cartera de servicios incluyendo la atención psicológica a los usuarios.

A lo largo de tres meses y medio, se ha desarrollado el proyecto destinado al desarrollo de un taller de Inteligencia Emocional y Sistema Inmunológico con el objetivo de que los participantes “puedan conocer sus emociones – explica Cabanillas – controlarlas y ver cómo éstas afectan a su cuerpo”. Cuando una persona es diagnosticada de Espondilitis, asegura el presidente de AEACR, “suele ser un momento psicológico muy delicado puesto que en muchas ocasiones son personas jóvenes de 25-30 años, que están empezando su proyecto vital y de golpe les dicen que tendrán una enfermedad para toda la vida”.

Un grupo de personas de una asociación posa con la misma camiseta

De ahí que este tipo de talleres sean tan importantes y sirvan para mejorar la calidad de vida de los pacientes y su autoestima. Además en este taller se ha introducido una novedad: Arteterapia, un modo diferente de encauzar los sentimientos y las emociones a través de obras de arte.

“Pensamos – explica Cabanillas – que sólo podemos tratarnos de una enfermedad de forma física pero la mente tiene mucho que decir puesto que existe una relación directa entre nuestros pensamientos y nuestra forma de enfermar”.

Desde AEACR no sólo se ofrecen cursos como éste o talleres físicos, de los que la Escuela de la Espalda es uno de los más importantes y en el que se hace una verdadera educación postural, sino que además se tienen establecido una serie de convenios con clínicas de fisioterapia de Puertollano y cuentan con el asesoramiento de un Gabinete Jurídico.

Un grupo de personas hace ejercicio en unas esterillas
Todos estos servicios están a disposición no sólo de los socios sino que pueden beneficiarse de los mismos los familiares. Según Cabanillas, el 60% de los socios que integran este colectivo son personas afectadas por la enfermedad, el resto son familiares o amigos que colaboran desinteresadamente con la asociación.
Desde AEACR también se hace un esfuerzo importante en estar al día de las investigaciones médicas sobre la Espondilitis. Se mantiene informados a los socios, se les asesora sobre profesionales médicos, se les hace acompañamiento en algunas ocasiones y sobre todo, “se les atiende, se les escucha, y se les aconseja qué pueden hacer para mejorar su calidad de vida”, subraya Cabanillas.
En este sentido una de las actividades más demandas son las jornadas de convivencia en las que se pretende unir cultura, naturaleza y salud. Durante un fin de semana se comparte, se viven nuevas experiencias y se viaja con familiares y enfermos.
En definitiva se trata de ofrecer a los enfermos ese primer asesoramiento para que entiendan la enfermedad, “de verdad”, en palabras de José Antonio Cabanillas. Gracias a la convocatoria de ayudas a colectivos sociales de Puertollano, Repsol y Fundación Repsol pueden ser partícipes de este proyecto y colaborar con este tipo de organizaciones que pretenden mejorar la calidad de vida de las personas.