Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Políticas de Cookies y que estás de acuerdo con su uso.
Aceptar.
Saltar al contenido

Nuestro Entorno

Proyectos Sociales 2016

Educación en el tiempo libre dentro del proyecto socioeducativo del programa CACE

Una propuesta de educación en el tiempo libre, dirigida a niños y jóvenes de siete colegios de Puertollano, es el proyecto socioeducativo del centro juvenil Puertobosco seleccionado en la convocatoria de ayudas sociales de Repsol y su Fundación. Se trata del programa CACE (Centro de Atención y Compensación Socioeducativo), que ofrece un servicio cualificado en educación en el tiempo libre infantil y juvenil.
Un grupo de niños trata de hacer un puzzle

El programa CACE trabaja durante todo el año para ayudar en situaciones de necesidad en el ámbito social y educativo, y pretende también ser una opción de formación integral de los jóvenes en el tiempo libre. Un total de 23 niños de entre 6 y 12 años de 7 colegios de Puertollano, se benefician de este programa que garantiza el derecho a la educación por encima de las desigualdades derivadas de factores sociales, económicos, culturales o étnicos.

En el ámbito personal, muchos de estos chicos, presentan problemas de adaptación al sistema escolar (desfase curricular, falta de hábito de estudio, absentismo…). Otros tienen un bajo nivel de autoestima, o no consiguen las habilidades necesarias para relacionarse con los demás, o simplemente, no han logrado un estado de equilibrio afectivo.

En este sentido, CACE trabaja para potenciar las capacidades individuales dentro de un proceso de socialización, y para prevenir factores de riesgo que puedan derivar en marginación o exclusión social.

En el ámbito familiar algunos menores están desatendidos afectivamente, lo que les imposibilita su desarrollo personal o pasan mucho tiempo solos en casa. Sus familias presentan bajos ingresos económicos o son niños de origen extranjero, por lo que tienen dificultades en el idioma.

Por ello, la responsable de CACE, en coordinación con los distintos centros escolares y los servicios sociales de Puertollano, así como con la ayuda desinteresada de seis voluntarios, entre los que se encuentran profesores, enfermeros, pedagogos, algunos ya jubilados, intervienen con cada menor de forma individualizada trabajando en diferentes aspectos: personal, académico, familiar y entorno social.

La escuela, un lugar gratificante e importante para su formación

un grupo de niños jugando algunos a hombros de adultos
El programa CACE trabaja con los chicos durante todo el curso escolar realizando actividades de motivación, habilidades sociales, poniendo de manifiesto la educación en valores, enseñándoles técnicas de estudio, en definitiva, reforzándolos en la actividad escolar. Mercedes Vozmediano cree que estas intervenciones en el área escolar “favorecen que vivan la escuela como algo gratificante e importante para su formación”.
También realizan actividades lúdicas y de tiempo libre, fomentando las relaciones personales mediante espacios de ocio y tiempo libre compartido, favoreciendo su socialización. De hecho, los chicos del CACE de Puertollano participan en las actividades de tiempo libre del Centro Juvenil Puertobosco. Recientemente han participado en el campamento urbano celebrado en el colegio San Juan Bosco, con el objetivo, según comenta la coordinadora, “de continuar con la labor que se ha ido haciendo a lo largo del curso escolar”.
Otra de las labores que realiza el Centro de Atención y Compensación Educativa es la intervención directa con las familias. El proyecto pretende mantener en todo momento una relación directa con las familias, para hacer un mayor seguimiento de los chavales. Y de esta manera, también se contribuye a responder a las necesidades de información, orientación y formación de estas familias.
El proyecto CACE, que cuenta este año con la colaboración Repsol y su Fundación en Puertollano, es una iniciativa social en la que se intenta que intervengan los beneficiarios directos, los niños, principales protagonistas; sus familias, haciéndoles partícipes también de este programa; los voluntarios, que poseen una formación específica y especializada para ayudar a estos niños, así como los centros educativos y administraciones públicas, con los que se tiene una coordinación directa para que este proyecto sea una realidad año tras año.