Saltar al contenido

Sobre el complejo

Conoce la química de Repsol en Puertollano

Madre con su hija con un envase de plástico en la mano. Día de la Química
Nuestra vida está llena de química. Durante todo el día utilizamos y estamos rodeados de productos cotidianos que mejoran nuestra calidad de vida, bienestar y seguridad. En el Complejo Industrial de Repsol en Puertollano fabricamos una extensa y variada gama de productos químicos que aportan soluciones innovadoras para nuestro día a día.

En el Complejo Industrial de Repsol en Puertollano, a través de un largo proceso, transformamos una materia prima como el petróleo, en numerosos productos valiosos de uso cotidiano. En el área química, las olefinas son la base para la actividad de las plantas, en las cuales se obtienen materiales tales como el polietileno, el polipropileno, el butadieno o los polioles. Todos estos productos se utilizan para la fabricación de artículos que utilizamos a diario como elementos para la seguridad en los vehículos, material sanitario, colchones, ropa, entre otros…

El centro industrial de Puertollano es el único, de las tres instalaciones químicas de Repsol en la Península Ibérica (Puertollano, Tarragona y Sines, en Portugal), que fabrica copolímeros EVA, muy utilizados para la producción de film, adhesivos y aplicaciones farmas, destacando su uso para la fabricación de bolsas de sangre y suero, catéteres y parches. Los copolímeros EVA que salen de Puertollano son muy adecuados para este tipo de material sanitario, ya que tienen una gran resistencia y durabilidad a bajas temperaturas. Este material aporta ligereza, transparencia y protege con las máximas garantías.

También producimos polipropileno, que se destina fundamentalmente al sector de higiene y alimentación. Es un material flexible, sostenible y mantiene todas las garantías de seguridad y de calidad. Con polipropileno se fabrican la mayoría de los envases de higiene personal del mercado. La fibra de polipropileno sirve, por ejemplo, para elaborar mascarillas de tejido no tejido, y para las batas quirúrgicas.

Igualmente, en Puertollano destaca la producción de polioles. Con los diversos tipos de polioles que producimos en un año se fabricarían los asientos para 750.000 coches y más de un millón y medio de colchones. De la planta de polioles, obtenemos los dioles, que son clave, entre otras aplicaciones, para la fabricación del cierre adhesivo de las bolsas flexibles donde almacenamos la comida, alargando su fecha de caducidad.

Además, el poliol rígido fabricado en nuestro complejo de Puertollano sirve para aplicaciones de aislamiento térmico que se puede utilizar en edificios y en electrodomésticos como las neveras. La gama de polioles CASE está presente en los modernos materiales de recubrimiento para vehículos, cables, carreteras, suelos o muros.

Alimentaria

En nuestras plantas de polipropileno se garantiza el abastecimiento de materias primas plásticas necesarias para fabricar rafia que normalmente utilizamos para las bolsas de productos frescos. Los plásticos para envasados y embalajes de alimentos contienen también parte de polipropileno, un material limpio, con una gran capacidad de conservación y protección frente a los agentes externos que pueden echar a perder frutas, carnes o verduras.

En cuanto al polietileno de baja densidad, es necesario para la fabricación de film para alimentación y concentrados para film agrícola, muy utilizado en invernaderos y que permite proteger frutas y hortalizas fuera de temporada.

  • También te puede interesar

Varios troncos de árbol de un bosque

Nuestro entorno

Más allá de nuestra contribución a la generación de riqueza y empleo en la zona asumimos un compromiso con nuestra sociedad.
Vista nocturna de un complejo Repsol iluminado

Nuestras instalaciones

Nuestras instalaciones han ido creciendo y mejorando año tras año, todo ello dentro de nuestras cinco grandes áreas de producción: refino, química, lubricantes, asfaltos y GLP.