Historia de nuestro Complejo Industrial

Un referente en la industria energética y química

El Complejo Industrial de Puertollano posee unas extensas instalaciones y genera una gran variedad de productos. Es todo un referente dentro de la industria energética y química gracias al trabajo y a la dedicación de miles de personas a lo largo de más de 70 años.

Vista instalaciones de la refinería

El complejo industrial ha sufrigo difrentes procesos de innovación, digitalización e incorporación de tecnologías.

Foto antigua de la refinería

Años 40 y 50

En noviembre de 1942 se creó, por iniciativa del recién nacido Instituto Nacional de Industria, la Empresa Nacional Calvo Sotelo de Combustibles Líquidos y Lubricantes. Un año más tarde, se empezó a construir en Puertollano una fábrica de destilación de pizarra bituminosa. Esta localidad manchega contaba con importantes minas de carbón en las que se podía encontrar pizarra con un contenido de productos aceitosos similares al petróleo.

Casi diez años después, el 19 de mayo de 1952, se inauguraba la destilación de este material. Ese proceso iba acompañado de una serie de plantas en las que se acondicionaba la pequeña cantidad de combustibles que se obtenía y, sobre todo, se refinaba el producto rey derivado del aceite de pizarra: los populares lubricantes "CS". 

La materia prima se obtenía de tres pozos de extracción de pizarras -Calvo Sotelo, Este e Inclinado- cuya producción conjunta llegó a las tres toneladas diarias. Junto a los pozos se contaba con una central térmica para producir vapor y energía, conexiones a las redes eléctricas nacionales y suministro de agua desde la Presa del Alisillo, en el río Montoro.

Refinería de Puertollano
Un antiguo bidón de gasolina de Repsol
Motor de un coche

Años 60

Cuando a principios de los años sesenta se planteó la construcción de una refinería para abastecer a la zona centro del país, la infraestructura industrial que se había creado en los años cincuenta hizo que se contara con Puertollano. De esta forma nace en 1965 la primera refinería, acompañada por un oleoducto de 264 kilómetros que conectaba con Málaga y se dio paso a las plantas petroquímicas y de lubricantes.

Varios trabajadores de la refinería

Años 70 y 80

En 1972 se constituye la Empresa Nacional del Petróleo (ENPETROL), y bajo su dirección se realiza la primera ampliación de la refinería. Se construyó también una segunda planta de procesado, Olefinas 2, junto con una planta pionera en España para el tratamiento de aguas residuales.

En 1982, como respuesta a la subida del precio del crudo y la necesidad de adaptar la producción hacia un mercado más especializado se construye una planta de FCC. En 1987 nace el grupo Repsol y afronta la liberalización del mercado petrolero español.

Con la construcción de la planta de Coquización Retardada en la década de los 90, se avanza en la estrategia de conversión que permite llegar al máximo de aprovechamiento del crudo para una elevada integración y rentabilidad económica y medioambiental.

Se van introduciendo importantes avances en la calidad de los combustibles producidos mediante las plantas de desulfuración para reducir fuertemente su contenido en azufre y los procesos de alquilación y ETBE.

Dos empleados en una refinería

Siglo XXI

En el año 2000 se inaugura un nuevo oleoducto, procedente de Cartagena, que gracias a sus 358 km pudo sustituir al anterior que venía desde Málaga. Durante la primera década de los años 2000 se construye una nueva planta, el MildHydrocracker para aumentar la producción de destilados medios; se inician las obras del recrecimiento de la presa de Montoro, aumentando su capacidad de embalse de agua a 102 millones de metros cúbicos.

Además, invertimos para optimizar la recuperación del agua. Durante la sequía que sufrió la comarca, instalamos filtros para aumentar la captación de agua, como medida de ahorro, y comenzamos a incorporar biodiesel en la formulación de nuestros gasóleos de automoción, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero. 

Más avances:

  • En el año 2008 construimos la red de aguas pluviales para mejorar la recogida de agua de lluvia y en 2009 invertimos 275 millones de euros en la adaptación a las nuevas especificaciones para combustibles de muy bajo contenido de azufre.
  • En 2012 concluimos la construcción de un oleoducto reversible que conecta las refinerías de Puertollano y Cartagena y permite el intercambio de productos terminados entre ambas refinerías. En 2013 el Complejo recibe la certificación de Sistema de Gestión Energética ISO 50.001. Durante los años sucesivos invertimos 100 millones de euros para mejorar la eficiencia energética en el periodo 2010-2016 con el objetico de reducir las emisiones de COen un 22%; y 25 millones de euros en la remodelación de área de Lubricantes, aumentando el rendimiento de los destilados, la eficiencia energética y la competitividad.
  • Igualmente, en 2016 impulsamos el Plan de Competitividad de la Química con inversiones de 60 millones de euros para aumentar la competitividad y la eficiencia de la química, fabricando productos de mayor valor añadido.
 
Repsol continúa invirtiendo en sus instalaciones de Puertollano apostando por la innovación, la digitalización y la incorporación de las mejores tecnologías en sus procesos industriales.